loader image

Night in Christ. Año Nuevo

1/01/2024

Tras una mañana dedicada a la Sagrada Familia, a las 21 horas comenzaba la Night in Christ organizada por los feligreses vinculados a la Comunidad Cenáculo y llevada adelante entre ellos y los 18 chicos que llegaron de la “Fraternidad San José padre en la ternura” de Ibi (Alicante). El objetivo era vivir un fin de año diferente, una noche donde Cristo fuera el verdadero protagonista y la comunidad parroquial pudiera divertirse y celebrar de una forma adecuada.

La noche comenzó con la Eucaristía en la gran carpa instalada en el patio del colegio con casi 300 personas en un ambiente de recogimiento y oración. D. Vicente Carrascosa presidió la celebración y estuvo acompañado por d. Vicente Ballester, vicario parroquial, d. Guillermo Ferris, director del colegio, y por d. Francisco Magaña, cooperador de la verdad recién llegado de la misión que tiene la congregación en Callao (Perú). La música fue en directo y estuvo interpretada por un grupo creado ad hoc para la ocasión por músicos vinculados a la parroquia y al Cenáculo.

El encuentro con el amor de Dios fue el hilo conductor de la homilía en esta misa que celebraba al mismo tiempo el año nuevo, la Jornada Mundial de la Paz y a Santa María Madre de Dios. “Nuestra vida no ha sido indiferente a Dios, Él se ha tomado en serio nuestra vida y ha abierto un camino”, de tal forma que a través de María” se ha gestado una palabra en nosotros”: Abba. El padre Carrascosa insistió en que esa palabra, Abba, es la que sostiene nuestra vida y nos da “la máxima libertad que está en amar hasta el extremo”. De esta forma, el presidente invitó a “circuncidar” las apetencias, las concupiscencias para poder alcanzar la santidad separados del mundo y unidos al útero que es la Iglesia y María. La exhortación final fue una invitación a desear que la misericordia de Dios nos lanzara al nuevo año.

Una vez finalizada la Eucaristía, el semisótano y el comedor del colegio se llenaron y la magnífica cena, preparada por los padres del Cenáculo, hizo del cambio de año un momento de compartir y “hacer comunidad parroquial”. Ya entrado el nuevo año, se pudo disfrutar del musical El hijo pródigo interpretado por los chicos de la Comunidad Cenáculo de Ibi. La música, el juego de luces, la interpretación y el contenido fueron el marco perfecto para poder conocer la experiencia de fe de estos chicos. No solo fue una representación teatral, sino que los testimonios de los intérpretes al final pusieron en evidencia el valor del encuentro con Dios en su propia vida.

El momento culmen de la noche fue la Adoración Eucarística. El silencio la iluminación especial de la carpa fueron preparando el encuentro con Cristo Sacramentado. Con la música en directo poco a poco fueron surgiendo las oraciones espontáneas de acción de gracias y la bendición solemne final acercó al Señor a cada uno de los presentes.

Casi rozando las 4 de la mañana finalizo la Night in Christ pero eso no impidió que antes los bailes y los gesti inundaran los últimos momentos.

Noticias recientes